Tag Archives: #crítica

Cuando la lucha personal se convierte en motor para difundir un mensaje

Hacia fines del 2013, Mónica Molina leyó a través de una nota de prensa sobre la creación del Observatorio contra el Acoso Callejero. En ese momento se dio cuenta de que se empezaba a gestar, entre un grupo de mujeres comprometidas con erradicar o a lo menos repudiar el acoso callejero, una organización en la que debía participar. Hoy, y tras cumplir su tercer año como voluntaria de dicho organismo, siente que, en gran parte, el mensaje ha sido entregado a los chilenos.
Esta psicóloga clínica tiene 26 años y trabaja desde hace tres en el OCAC. Al igual que la Presidenta de la organización, Francisca Valenzuela, sus ganas por desempeñarse en un trabajo que le permitiera poner en acción sus conocimientos y su crítica, la llevaron a levantar la voz por el acoso en plena calle. Actualmente su rol en la OCAC está enfocado en la difusión de la causa a través de charlas para universidades y la creación de encuestas que se implementan a nivel nacional. Si bien asegura no haberse salvado del acoso callejero, espera que su trabajo en el Observatorio contra el Acoso Callejero trascienda fundamentalmente “para poner sobre el tapete temas feministas y de agenda de género”.

Inicio laboral

¿Cómo ingresaste a trabajar como voluntaria en el OCAC? ¿Qué estudiaste?
Soy psicóloga, me formé en clínica, de hecho ahora trabajo atendiendo pacientes, y soy estudiante del Magíster en Psicología Clínica de la Universidad de Chile. Entré a la OCAC en mayo del 2014 y soy específicamente del equipo de estudios, ahí lo que hacemos son investigaciones, damos algunas entrevistas, también hacemos charlas y talleres, sobre todo enfocado en universidades.
Mónica cuenta que se enteró de este organismo a través de una nota periodística publicada hacia fines del 2013 en el sitio web de la Radio Bío Bío, y que desde el momento en que leyó cuáles eran los fundamentos e ideales a promover de la socióloga de la Universidad de Chile, Francisca Valenzuela, junto a dos compañeras más de carrera, se sintió llamada a participar.
¿Qué repercusiones ha traído la creación de este organismo?
Yo entré al observatorio contra el acoso callejero porque ya tenía una crítica hacia el fenómeno, de hecho me incorporé porque me pareció súper interesante que alguien pusiera en palabras y se organizara para hacer algo al respecto, algo de lo que yo estaba en contra desde hace mucho tiempo, pero que no había encontrado lugar donde trabajar. Entonces en ese sentido, fue como encontrar un lugar donde yo pudiera poner en acción mis conocimientos y mi crítica.
OCAC y la sociedad
La psicóloga explica que no maneja con claridad en qué se encuentra hoy en día la tramitación del Proyecto de Ley Respeto Callejero, pues esa tarea quedó en manos del equipo legislativo del Observatorio contra el Acoso Callejero. Sin embargo, sabe que no se ha avanzado con la rapidez que le gustaría y que aparentemente descansa en el Senado. De todas formas, Mónica siente que contribuyó indirectamente al momento de construir el proyecto de ley, ya que de la mano del equipo de estudios, participó en la formulación de una encuesta que se aplicó a nivel nacional con la finalidad de conocer y medir la recepción de los chilenos y chilenas respecto al acoso callejero. Finalmente, cataloga de indirecto su apoyo porque dicha encuesta fue sostén trascendental para la estipulación de esta ley.
¿Crees que el Observatorio ha contribuido a cambiar el paradigma del acoso en la calle?
Si, de partida el mismo hecho de fundar el Observatorio y que se haya propuesto el concepto de acoso sexual callejero, eso ya marca una diferencia (…) el mismo hecho de fundar un concepto que ya le da la connotación de algo violento, yo creo que eso ya ha generado una fuerte repercusión. El gesto, fue hacer algo público que antes se vivía en la esfera privada, era un problema que era evidente, solo que era evidente para un grupo. El hacerlo público creo que generó un efecto muy potente.
Cabe destacar que la totalidad de las trabajadoras del Observatorio contra el Acoso Callejero -hoy en día bordean las 50 peronsas- se desempeñan de manera totalmente voluntaria y sin retribución monetaria alguna, situación que Mónica sortea dividiendo su jornada laboral entre su consulta como psicóloga particular y su trabajo como miembro del equipo de estudios de la OCAC. Sobre el futuro no quiere predecir mucho ni demuestra tener nada seguro, salvo una cosa:
¿Qué legado te gustaría dejar tras tu desempeño en el Observatorio contra el Acoso Callejero?
Más que todo, poner sobre el tapete temas feministas y de agenda de género.

Revisa aquí una compilación de lo más importante que nos contó la voluntaria Mónica Molina

En el siguiente audio podrás escuchar la entrevista completa